Mi bebé y su mascota

Mi bebé y su mascota
mascotas bebe

Nuestras mascotas, esos animales domésticos que conviven con nosotros con el propósito de brindarnos su compañía, ternura, amistad y nos aportan tanto beneficio personal. Pero, … ¿Qué sucede si durante nuestro tiempo de convivencia con ellos, un bebé esta por llegar?

El entusiasmo y la ilusión nos embarga, pero también el miedo y la incertidumbre de como reaccionará nuestro animal de compañía ante la llegada del esperado nuevo miembro familiar. Nuestro bebé.

Es normal que de inicio nos asalten miedos y dudas. Incluso nos atormentemos con todos los peligros que puede derivar de esta convivencia. En primer lugar no adelantemos acontecimientos, ante todo que abunde la calma. Esperamos y confiamos que nuestros lectores sean responsables y no se deshagan de sus mascotas a la primera de cambio.

Sabían que el 60% de los pacientes alérgicos a sus mascotas no se desprenden de ellas, ni siquiera después de que se lo hayan recomendado para evitar los síntomas. Seamos comprometidos y recordemos que no son objetos, son uno más de la familia. Por mi parte queda todo dicho, ahora volvamos a nuestro tema principal.

Hay quien dice que los bebés y niños que crecen con animales son más felices

Estoy totalmente convencido con esta frase y no solo por tener miembros en mi familia de origen animal. Pero para aquellos padres primerizos o no tanto, quiero redactar algunas de las infinitas ventajas de que animales y bebes crezcan juntos. ¡Tomando algunas precauciones, claro está!

Es aconsejable antes de juntar a nuestro bebé y nuestra mascota, que el padre pueda llevar a casa alguna prenda que haya estado en contacto con el recién nacido para que el animal se acostumbre a su olor.

En segundo lugar y super importante es que los animales son extremadamente sensibles hacia los bebés, saben que son frágiles e indefensos, que necesitan delicadeza y protección. Son muchas las noticias registradas de animales que salvan bebés y que son protegidos por estos guardianes frente a accidentes fatales o que los cuidan en situaciones extremas.

Esto no es una ficción, su instinto les lleva a preservar la vida de lo que ellos consideran cachorros de la manada, que para nosotros es nuestra familia. Por supuesto, para que esta relación o hermandad funcione, tenemos que atender a nuestra mascota sin descuidarlo con la llegada de nuestro tan esperado bebé. Tenemos que atender las necesidades del animal tanto físicas como las emocionales.

Gracias a esto, podemos ser capaces de forjar una de las primeras relaciones de amistad más bonitas de nuestros pequeños podrían tener. Ambas partes aprenderán a recibir y dar cariño. También aprenderán a cuidarse mutuamente y será muy fácil que nos emocionen al verlos juntos jugando, divirtiéndose, durmiendo juntos y demostrándose amor de manera espontánea.

Animales en casa, ¿perjudican a mi bebé?

Los animales ayudan a que nuestros bebés desarrollen un sistema inmunológico mucho más fuerte, lo que hará que este preparado para futuras enfermedades. Un estudio de la universidad de Finlandia revelo que los niños menores de un año que comparten espacio con animales son un 30% menos propensos a padecer asma, tos, rinitis, fiebres o incluso contraer infecciones de oído.

Evidentemente debemos de tener un especial cuidado en que no compartan sus juguetes, para ello intentaremos guardar los juguetes por separado y en sitios inaccesibles para ambos. Ya que en los primeros años nuestro bebé tendera a llevar todo a su boca y que nuestras mascotas tienden a utilizar la suya como elemento de comunicación por tanto tenemos que tener especial cuidado con esto. 

Las bacterias que viven en la boca de un humano no tienen nada que ver con la flora bacteriana que reside en la boca de los animales y que pueden ser nocivas para nosotros, pudiendo causarnos infecciones. Por tanto es indispensable cuidar la higiene bucal de ambos. Ni que decir, que nuestra mascota tiene que tener al día sus vacunas y seguimientos veterinarios. 

439328 PEHGZO 247

¿Cómo influyen los animales en la personalidad de mi bebé?

Cuando animales y bebés conviven juntos, se genera una comunicación constante entre ellos y además muy enriquecedora. Ya que el niño recibe una atención siempre dispuesta por parte de nuestra mascota. Los estudios nos dicen, que tener una mascota facilita al lenguaje y que desarrolla la habilidad en lo que a comunicación se refiere. 

El contacto físico y las caricias permiten a nuestro pequeño desarrollar su experiencia táctil descubriendo nuevas texturas y esto le aporté una mayor seguridad. Esta convivencia ayuda a que disminuya el estrés, incrementan la actividad física, por tanto los niños son menos agresivos. Y los niños con problemas de conducta mejoran la destreza, la interacción verbal y la memoria.

Los niños se vuelven más inteligentes, generan más empatía y se vuelven más compasivos hacia otros niños y por supuesto hacia otros tipos de animales. Por esto, cada vez es más común el uso de animales en clases de educación infantil y guarderías.


Las mascotas no son juguetes

Ya sabemos que la convivencia con mascotas tiene un sinfín de ventajas, ya que mejora la salud emocional y física de los más pequeños y también de los adultos. ¿Pero que pasa cuando es la mascota la que se incorpora nuestro ya establecido núcleo familiar ?… 

Es muy normal que si no hemos tenido animales en casa, los más pequeños nos lo pidan reiteradamente. Si los padres acceden tenemos que entender que es un acto de responsabilidad para todos. Debemos elegir una mascota que se adapte al modo de vida familiar y lo más importante a las condiciones de nuestro hogar. 

Con esta decisión romperemos nuestra rutina. Las mascotas son seres dependientes, sobre todo si el animal está en fase de crecimiento. Si es el caso de una adopción (algo que recomendamos) nos tendremos que esforzar en conocer la personalidad y el carácter ya formado de nuestro nuevo miembro familiar, teniendo muy en cuenta que ha tenido un pasado y que quizás tengamos que reeducarlo y esto requiere mucha paciencia.

La protección y seguridad de nuestros hijos es lo más importante, por tanto nuestra mascota tiene que tener un temperamento adecuado para estar con niños. También tendremos que educar a nuestros hijos. Explicar que no es un juguete, sino un ser vivo que necesita cuidados. Que todo animal domestico es una responsabilidad de todos y merece un respeto. Y que no se le moleste cuando nuestra mascota está comiendo y durmiendo. 

Y no seamos melodramáticos en exceso, con la mayoría de las mascotas siempre existe el riesgo de mordeduras o arañazos. A veces simplemente jugando o porque el animal de alguna forma se ha visto amenazo y ha reaccionado. Recordemos que su comportamiento es provocado por un estímulo y que este origina una respuesta.

No son seres racionales, son animales. Animales que en casi todos los casos con cariño y atención , pueden ser integrados y ejercer un importante papel como un miembro más de nuestra familia. Recordar nosotros somos los humanos..

 

Si te ha gustado el artículo, no dejes de compartirlo en las redes sociales con tus seres queridos. Si lo prefieres, déjanos un comentario y estaremos encantados de contestarte. ¡Muchas gracias!

5/5
Deja un comentario

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.