Estimulación Temprana para mi bebé. Ejercicios y consejos

Estimulación Temprana para mi bebé. Ejercicios y consejos

¡Hola chupeteros! Hoy vamos a hablar sobre la estimulación temprana y cómo es un buen ejercicio tanto para tú bebé como para el consolidar el vínculo padre-hijo.

¿Pero, qué es? La estimulación temprana se trata de un ejercicio para bebés y niños pequeños que favorece el desarrollo de todas sus dimensiones, tanto la percepción sensorial, visual, … como también en los aspectos cognitivos, sociales y motrices. De esta manera, este tipo de estimulación debe ser más compleja conforme se vayan haciendo más grandes los niños.

A continuación, os enseñaremos algunos ejercicios y consejos para poder realizar estos ejercicios desde casa:

EJERCICIOS PARA LA ESTIMULACIÓN TEMPRANA.

Dar el pecho. Ya sabemos que la leche materna es lo mejor para ellos, tanto para su cuerpo como para su cerebro. Puesto que los ácidos grasos que se encuentran dentro de la leche materna aumentan el proceso de conexión entre neuronas, incrementando el crecimiento cerebral.

Tocarle mucho. Cuando masajeas a tu bebé, en su cuerpecito, se despiertan unos receptores externos que le hace darse cuenta de dónde está. Algunos masajes como en la palma de la mano y alrededor de la boca ayudarán a que el bebé sea más receptivo a la lactancia.

Juegos de imitación. Cuando nacen están deseando comunicarse con nosotros, y conforme van identificando a las personas que componen su círculo de confianza, el niño intenta imitar los movimientos de la boca de esas personas, ocasionando que realicen gestos muy graciosos y dignos de recordar para la prosperidad. Ya sabiendo esto, lo más adecuado y recomendado es seguir hablándole para que poco a poco vaya ejercitando esos músculos y mejorando su comunicación no verbal.

Movimiento en todo momento. La constancia en movimiento genera rutas, conexiones cerebrales que les ayudan a predecir qué va a pasar a continuación; de esta manera es bueno que esas rutinas cambien lo menos posible, pero sin llegar al momento en el que el bebé no puede vivir sin estar cerca nuestro.

Una casa a su medida. Cuando llega un bebé a una casa, el bebé no se adapta a la casa, sino que la casa se adapta al bebé. Cuando empiezan a moverse solos, necesitan un espacio que les sea seguro, pero a la vez pudiendo gozar de cierta libertad y autonomía. Pero siempre, manteniendo fuera de su alcance todo lo que sea peligroso o se pueda romper.

Pista de obstáculos. Para poder dominar todos los movimientos que necesita un bebé, un ejercicio/juego muy bueno es convertir el salón en una sala de motricidad, con cojines sobre los que pueda pasar, cajones que pueda rodear, mesas para gatear por debajo, etc.

Bilingüe. Una buena manera para que a nuestro bebé les resulte más fácil aprender nuevos idiomas es que desde muy pequeños hablarle en ese idioma o ponerle canciones en diferentes idiomas, para que en el futuro su capacidad de discriminación de esos sonidos sea mayor y no le resulte muy complicado aprender distintos idiomas.

Experimentar en la cocina. Cuando tú bebé ya sea un poco mayor y se pueda sostener sentado, puede ser uno más en la mesa familiar. De esta manera, podrá experimentar nuevos sabores, olores y texturas; mejorando la motricidad fina al coger la comida por el mismo.

Retransmitirle la jugada. La comunicación es uno de los puntos claves para la evolución de tú bebé, de esta manera una forma de establecer esa comunicación, es explicándole las cosas que van pasando por su mundo, tanto en la calle, como en casa. Pero siempre utilizando palabras cotidianas.

Proponerle retos. El mejor juguete para nuestro bebé es aquél que le supone un reto, de esta manera no es necesario que tenga un montón de juguetes desde el principio, con cinco juguetes es suficiente; hasta que consiga superar los retos que les proponen. Después le iremos introduciendo otros que le supongan nuevos desafíos asumibles por vuestro bebé.

CONSEJOS PARA ESTIMULAR A UN BEBÉ.

Respetar el tiempo de respuesta del bebé. Nunca presionar al niño a hacer los ejercicios, debe de estar tranquilo, y siempre evitar los momentos en los que esté cansado o sobrecargado por estímulos.

Elegir juguetes agradables. Tienen que ser juguetes suaves, con sonidos agradables, etc.

El juego debe ser placentero para los dos.

Utilizar música, canciones, palabras y sonrisas.

Las caricias son imprescindibles. El contacto entre el padre y el niño es algo necesario para establecer un vínculo entre las dos partes.

Podrás encontrar más consejos, noticias y educación en Un chupete para mi Bebé.

estimulacion temprana