Cómo conseguir una buena relación entre tu bebé y tu perro

Cómo conseguir una buena relación entre tu bebé y tu perro

Si estás buscando consejo para conseguir una buena relación entre tu bebé y tu perro estás en el sitio correcto.
Cuando va a llegar un bebé a casa es normal que aparezcan esas frases de conocidos que comentan “y cuando llegue el bebé, ¿qué vas a hacer con el perro?”. Pues la respuesta es que simplemente tienes que preparar y acostumbrar a tu perro a la presencia de una nueva persona dentro de la rutina y nosotros te vamos a explicar cómo hacerlo.

5 cosas que debes preparar para la nueva relación entre tu bebé y tu perro

Cambios en casa y rutinas

Uno de los cambios más radicales va a ser las rutinas y los nuevos objetos en saca. Por ello simplemente debes dejar que tu perro huela todo lo nuevo para que empiece a considerarlo parte de su nueva vida. Eso sí, evita que coja malas costumbres que después cuando llegue el bebé quieras evitar como que se tumbe encima de ciertos sitios.

Nuevas reglas en casa

Si tu perro respeta algunas normas básicas de obediencia te va a ser más sencillo que se adapte a nuevas reglas en casa. Por el contrario, si tienes un perro más “rebelde” tendrás que empezar a practicar para que se adapte a nuevas situaciones como tener un bebé en el sofá y no saltar encima o no coger ciertos objetos del bebé, etc.

Nuevas sensaciones: sonidos, olores, …

Otro punto a tener en cuenta es que cuando el bebé llegue a casa se encontrará con nuevos olores, sonidos e imágenes que no había visto antes. Es importante que entiendas que necesita ir acostumbrándose a su nuevo entorno, puedes ver como reaccionaría a ciertas situaciones con vídeos de bebés y asociarlos a una experiencia positiva.

Haz las presentaciones entre tu bebé y tu perro

Aunque tu perro pueda acostumbrarse a la presencia de nuevos objetos en casa, es importante que procures que la presentación del bebé y el perro se haga de forma relajada, en un ambiente cómodo para todos y dejar que huela al bebé para reconocerlo. Y siempre con estímulos positivos.

Un nuevo miembro con el que interactuar

Cuando el bebé crezca empezará a interactuar más con el perro, esto puede conllevar a unos mimos no controlados a nivel de fuerza por el bebé. Así que te aconsejamos que recrees ciertas situaciones que se pueden dar con el bebé para que no le pille por sorpresa a tu perro y se acostumbre a unos nuevos tipos de mimos que pueden no gustarle demasiado.

En definitiva, tu bebé y tu perro estarán encantados de compartir una nueva aventura juntos en cada etapa de la vida de tu bebé. Aprovecha al máximo las ventajas que tu bebé se críe con una mascota.

bebe y perro familia
Deja un comentario

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.