Alimentación del bebé el primer año de vida

Alimentación del bebé el primer año de vida

La alimentación durante el primer año de vida del bebé es muy importante para el desarrollo y crecimiento del recién nacido, ya que los bebés también desarrollan habilidades motoras y orales.

Por eso, es necesario nutrir al bebé en base de sus habilidades de alimentación y edad de desarrollo. A continuación, te ofrecemos algunas sugerencias para la alimentación de tu bebé.

¿Cada cuánto debo alimentar a mi bebé?

Los recién nacidos saben perfectamente cuando están llenos o tienen hambre, por eso debemos alimentarlos siempre que nos lo pida, debido a que significará que tiene hambre. Por norma general, los bebés que amamantan necesitan alimentarse de 8 a 12 veces al día, aproximadamente unos 10 o 15 minutos por seno. Por otro lado, los bebés que se alimentan con fórmula deben de alimentarse menos veces (de 6 a 10 veces al día, incluyendo la noche).

No es acertado añadir alimentos al biberón del pequeño como, por ejemplo, cereal de arroz, para que el bebé duerma mejor, ya que lo único que conseguiríamos sería solamente un excesivo aumento de peso y disminuir la ingesta de nutrientes que, si son más importantes, además, puede suponer un riesgo de asfixia.

Una vez que el recién nacido comience a alimentarse con alimentos sólidos, beberá menos por norma general. Así que, deberá de aumentar lentamente los alimentos sólidos que le ofrece y disminuye gradualmente la cantidad de leche de fórmula o materna que suela tomar. Recuerda que todos los alimentos que le des sean ofrecidos en cuchara y no en biberón.

Alimentación sólida bebé

¿Cómo sé cuándo mi bebé tiene hambre o ha tenido una buena alimentación?

Siempre, los bebés pueden llorar o estar molestos por varios factores: están cansados, incómodos molestos, tienen hambre o, simplemente, quieren que se les cambie el pañal porque lo tienen sucio, o necesitan que se les haga eructar. Cómo podemos ver, pueden llorar por varias cosas, por eso te ayudamos a saber cómo reconocer cuándo tiene hambre o está lleno. Algunos signos frecuentes de que tu bebé tiene hambre pueden reconocerse por los siguientes aspectos:

  • Agarrar el biberón o pecho o, incluso, inclinarse hacia ellos.
  • Labios chasqueantes.
  • Mover las manos a la boca y chuparse los dedos.
  • Señalar la comida o cuchara con la mano del que se alimenta.

Cuando realizan estas señales y se pasan por alto, el bebé tiende a molestarse y llorar o formar escándalo. Por eso, siempre debemos estar pendientes y debemos tratar de captar las señales del hambre para que la alimentación resulte ser agradable para la persona que lo cuida y el bebé.

Por otra parte, algunas de las señales que el recién nacido hace para que sepamos que ha comido suficiente son:

  • Dormirse.
  • Devolución del alimento a la persona que lo esté alimentando.
  • Alejarse del pecho, cuchara o biberón.
  • Mantener la boca cerrada, mover las manos activamente, cambiar de posición o sacudir la cabeza.

Si quieres saber más sobre la alimentación del bebé en Un Chupete para mi bebé te ofrecemos los mejores blogs cómo «Cuándo aprende un bebé a comer solo y cómo«. Además, te proporcionaremos consejos sobre tu embarazo o la vida cotidiana del bebé que son interesantes de saber.

Deja un comentario

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *